Deudas: Reclama lo que es Tuyo clean debtc

 

Las reclamaciones de deudas son procesos complicados y muchas veces desesperantes.  Pero no tires la toalla si cuentas con nuestra ayuda, Clean Debt, tienes las de ganar.

Hay dos vías a seguir para este proceso. La vía judicial es la solución a la vía extrajudicial.

 

Vía Extrajudicial

Antes de iniciar cualquier procedimiento judicial es aconsejable que os pongáis en contacto con el deudor para llegar a un acuerdo y liquidar la deuda.  Si contratáis un abogado, éste os garantiza mejores soluciones, ya que dispone de conocimientos legales para buscar la mejor solución a vuestra reclamación.

 

Pero si resulta ineficaz porque el deudor no paga la deuda, será necesario acudir a la vía judicial.

 

Vía Judicial

 

Según el caso, seguiremos una de los siguientes procesos:

1. Petición Inicial de Procedimiento Monitorio

Para reclamar por esta vía debemos disponer de un documento que acredite la deuda (tales como facturas, albaranes, recibí, contrato de relación comercial, etc.), que no podrá superar los 250.000 euros. Para la petición inicial, no será necesaria la contratación de abogado y procurador, pero es recomendable.

Una vez admitida la petición inicial, el Juez requerirá al deudor para que conteste:

  • Si se opone, el procedimiento monitorio se transformará en juicio verbal u ordinario, dependiendo de la cuantía de lo reclamado.
  • Si no se opone ni paga, el procedimiento finalizará mediante decreto en que se reconocerá la cantidad adeudada. En este punto, para cobrar la deuda será necesario interponer demanda ejecutiva.

 

2. Procedimiento Declarativo Verbal u Ordinario

Según la cantidad reclamada, debemos acudir a un u otro procedimiento:

  • Procedimiento Verbal: cuando la deuda no supere los 6.000 euros, y rentas debidas, acciones de recuperación de la posesión de una finca.
  • Procedimiento Ordinario: cuando se reclamen cantidades superiores a 6.000.-€ y sobre derechos honoríficos, impugnación de acuerdos sociales, competencia desleal, entre otros, con independencia de su cuantía.

 

La reclamación puede interponerse sin necesidad de instar previamente la petición inicial de procedimiento monitorio antes descrito, con lo que esta vía es más económica cuando se prevé que el deudor no va a pagar en plazo voluntario o vaya a oponerse a dicha petición alegando motivos de fondo.

La resolución del juez tendrá en ambos casos efectos meramente declarativos, lo que supone que no será ejecutable.  Por lo tanto, una vez sea firme, deberéis interponerse una demanda ejecutiva.

 

3. Procedimiento Cambiario

La especialidad de este procedimiento radica en que la obligación de devolver la cantidad debida está documentada en un título de valor de los previstos en la Ley Cambiaria y del Cheque; que puede ser una letra de cambio, un cheque o un pagaré.

 

 

Datos de interés

En cualquiera de los casos, hay que tener en cuenta que existe una:

  • Necesidad de investigar previamente los bienes del deudor para que la demanda no caiga en saco roto
  • Posibilidad de recuperar los costes que supone la reclamación judicial de la deuda: no es solo recuperar el dinero perdido, sino que debéis añadirle a esa cantidad los intereses de la cantidad reclamada y que las costas las pague el deudor.
  • Necesidad de tener la deuda documentada mediante pagarés, albaranes o documento que acredite la deuda.

 

 

Alberto Angulo Sevilla

Marina González Ruiz

07/10/2017